ATASCADO, INDEFENSO Y ESPERANDO

25 de septiembre de 2021

«Me extrajo del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Afianzó mis pies sobre una roca, y consolidó mis pasos.” Salmo 40:2

 

¿Has estado alguna vez atrapado en una situación de desamparo? ¿Como este enorme barco en el Canal de Suez? (Haga clic aquí)

No importa cuánto lo intentes, simplemente no hay nada que puedas hacer para mejorar tus circunstancias.

Al principio del Salmo 40, David reflexiona sobre un momento en que se sintió como si estuviera atrapado en un pozo y no pudiera salir. Estaba atascado y completamente impotente.

Sólo había una cosa que David podía hacer: esperar. Dice: «Esperé pacientemente en el Señor…» (v. 1). La traducción literal nos da una mejor comprensión de su experiencia: «en la espera, esperé».

En otras palabras, David no sólo esperó un rato.

Esperó… y esperó… y siguió esperando la liberación del Señor, pero no llegó. Al menos, no de inmediato.

Es probable que usted sepa lo que es estar en los zapatos embarrados de David.

Puede ser increíblemente frustrante.

Clamas a Dios para que te rescate y te preguntas por qué no viene en tu ayuda inmediata.

Poco a poco aceptas la cruda realidad de que su tiempo no coincide con el tuyo.

Es en estos momentos, cuando parece que el Señor nos ha dejado plantados, cuando debemos decidirnos a seguir confiando y aferrarnos a nuestra fe con cada fibra de nuestro ser.

Explicando la situación de David, un comentarista escribe: «La ayuda de Dios llega, no demasiado pronto, para que no conozcamos la bendición de confiar en la oscuridad, y no demasiado tarde, para que no conozcamos la miseria de confiar en vano.”

En su momento perfecto, el Señor sacó a David del barro y del fango. Una vez que sus pies pisaron tierra firme, David respiró aliviado y entonó un canto de alabanza (v. 3,4).

PERO ESPERA -y no te pierdas esto- la única razón por la que David recuerda la liberación de Dios en el pasado (v. 1-4) es porque se enfrenta a otra situación de desamparo en el presente (v. 12-17). El resto del salmo lo deja claro.

Enfrascado y esperando la liberación del Señor una vez más, David describe su situación actual:

  • «me rodean problemas sin número» (v. 12)
  • «mi corazón se desploma dentro de mí» (v. 12)
  • «Estoy pobre y necesitado» (v.17)
  • Grita: «¡Ven pronto!» y «¡No tardes!» (v. 13 & 17)

Atascado. Desamparado. Y esperando. La misma canción, el segundo versículo.

¿Te resulta familiar?

Esta es nuestra experiencia también, ¿no es así? Salimos de un pozo sólo para encontrarnos en uno nuevo más adelante. Hemos esperado en el Señor en el pasado sólo para encontrarnos esperando en Él una vez más.

Si esto te describe, aprende del ejemplo de David. Recuerda a tu alma esta hermosa verdad: así como Él te ayudó en el pasado, te ayudará de nuevo.

Sólo que puede que no ocurra de acuerdo a tu tiempo.

Live it out

1. Lee el Salmo 40. Es un maravilloso ejemplo de la forma en que Dios lleva a cabo sus planes y propósitos en cada una de nuestras vidas. Él lo hace a su manera y en su tiempo perfecto para desarrollar nuestra fe en su Palabra y aumentar nuestra confianza en su bondad y gracia inagotable.
2. Recuerda un ejemplo anterior de la fidelidad del Señor, en el que lo haya liberado de su situación de desamparo. ¿Recuerdas cómo respondiste?