¿Por qué estoy aquí?

27 de septiembre de 2021

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Génesis 1:27-28

Desde el principio de los tiempos, la gente ha buscado la respuesta a la pregunta: «¿Por qué estoy aquí?.” Tomemos como ejemplo el libro del pastor Rick Warren The Purpose Driven Life. Las estadísticas muestran que este libro no sólo encabezó las listas de los más vendidos, sino que permaneció en la lista de los más vendidos del New York Times durante 90 semanas consecutivas. Escrito en 2002, ha vendido hasta la fecha unos 50 millones de ejemplares en 85 idiomas. Está claro que Warren tocó la fibra sensible de la humanidad cuando decidió abordar el tema de descubrir el propósito de nuestra vida.

El actor estadounidense Jim Carrey dijo una vez: «Creo que todo el mundo debería hacerse rico y famoso y hacer todo lo que siempre ha soñado para que vean que no es la respuesta.” La verdad es que los seres humanos fueron creados para estar en relación con Dios. Sólo en Cristo puedes encontrar realmente un significado y un propósito duradero. Todo lo demás te dejará decepcionado y con ganas de más. Sabiendo que nos debatiríamos con esto, Dios nos da una respuesta clara en las Escrituras sobre el significado y el propósito de nuestras vidas.

En los primeros capítulos del Génesis, la creación de Dios estaba en perfecta armonía. Hasta que la humanidad eligió rechazar el buen gobierno de Dios con el pecado original (Génesis 3). Esto provocó una separación entre nosotros y Dios. El orden de la creación, incluyendo el propósito de la humanidad, fue interrumpido.

Sin embargo, ¡hay buenas noticias! «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.» (Juan 3:16). Jesús nos da a ti y a mí la oportunidad de ser restaurados con Él y de encontrar nuestro verdadero propósito en Él. Sólo en la relación con Dios encontrarás una plenitud y un significado duradero.

Una vez que pongas tu fe en Jesucristo, Dios puede empezar a desvelar y revelar gradualmente los detalles de cómo llevar a cabo tu propósito único y dado por Dios en la tierra. Es fácil desviarse con búsquedas menores, por lo que es importante reflexionar periódicamente y preguntarnos: ¿Dónde he estado buscando un propósito fuera de Jesús? ¿Está en el trabajo o la carrera? ¿En la riqueza? ¿En la familia? ¿Otra relación? Enfócate en la relación definitiva en Jesús, y mientras lo sigues… Él hará que el propósito de tu vida sea claro.