VIVIENDO Y DANDO CON GENEROSIDAD: Principio #2  

2 de febrero de 2021

 “Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra. Cada uno dé como propuso en su corazón…» – 2 Corintios 9:5 y 7a   

Con un propósito reflexivo… ¿describe eso sus ofrendas?

Cuando Pablo escribió a la iglesia en Corinto, los tiempos eran difíciles. Jerusalén estaba experimentando un tiempo de hambruna y Pablo estaba preparando a los creyentes en Corinto para una ofrenda especial para ayudar. Pero Pablo no quería que esta ofrenda fuera algo casual, quería que fuera un cambio de perspectiva genuina. No, Pablo quería que ellos dieran con propósito, tomando el tiempo para pensar, planear y orar acerca de su contribución.

No hay nada malo con dar impulsado por algo puntual que el Señor pueda hacer, pero como en todo, vamos a ser más generosos y más fieles, a través de dar con propósito, planeado y en oración. Así que, para ayudarnos a empezar, Dios nos da un punto de partida: el diezmo.

El diezmo es el 10% de lo que ganamos. La primera pregunta que me hacen inevitablemente es: ¿Antes o después de impuestos? A menudo me río, porque nuestros impuestos son sólo otra factura. Al igual que los comestibles, los servicios públicos o una hipoteca, nuestros impuestos son sólo el gasto de la vida y la vida en nuestro país. Entonces, el diezmo es el 10% de lo que ganamos.

Abraham puso el ejemplo de este tipo de ofrendas (Génesis 14:20), cuando ofreció un diezmo en agradecimiento por las bendiciones de Dios en su vida. Este es el ejemplo que nosotros como creyentes debemos seguir – pero es sólo el primer paso. Es el punto de partida de la donación fiel. ¿Por qué?

  1. Porque diezmar reconoce que todo lo que tenemos es de Dios. Simplemente somos administradores de los recursos financieros que Dios nos da en confianza
  2. Diezmar es un acto de CONFIANZA en que Dios satisfará nuestras necesidades.
  3. Jesús habló sobre la importancia del corazón detrás del diezmo (Mateo 23:23).

El diezmo es la línea de partida para vivir y dar generosamente. Se trata de planear y orar y ser intencionales no sólo en cómo vivimos día a día, sino en cómo usamos TODOS los recursos financieros que Dios nos ha confiado. ¿Cómo serás más fiel y perseguirás los propósitos de Dios con tus ofrendas en el 2021?