El Paraiso

22 de septiembre de 2021

«Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reinoEntonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.” Lucas 23:42-43

Acabamos de celebrar la Pascua, la Luz del mundo ha resucitado realmente. Pero quizás, antes de seguir adelante, deberíamos pensar un minuto en la cruz.

Imagina la escena: Los soldados gritaban órdenes, los espectadores intentan humillar a los moribundos, las mujeres lloran, todo ello mientras Jesús y dos criminales luchan por cada aliento que aún les queda. Su dolor y tortura eran inimaginables. Seguramente la muerte no estaba lejos.

Para los criminales que colgaban a ambos lados de Jesús, la vida estaba en su cuenta atrás; se había hecho justicia con ellos. Parecía que estaban recibiendo su merecido a los ojos de los que hacen cumplir la ley.

En medio de la oscuridad y el caos, uno de los criminales lanzaba insultos a Jesús, mientras que el otro le pedía que se acordara de él cuando entrara en el Reino de Dios. Qué imagen tan diferente de la fe y la confianza pintó cada criminal.

Uno de ellos, de alguna manera, sabía que todo lo que tenía que hacer era pedir humildad y pedir a Jesús que se acordara de él; y al hacerlo, se le permitió entrar en el Paraíso cuando exhaló su último aliento.

Piénsalo. De repente, estaba ausente de su cuerpo terrenal y presente con el Señor. Imagina su alegría y su agradecimiento.

Jesús murió por ti, por mí, por este ladrón en la cruz, y por todo el mundo. Para los que confiamos en Jesús como nuestro Salvador, nuestra vida en la tierra es sólo el principio. Un día nosotros también estaremos ausentes de nuestros cuerpos terrenales y presentes con el Señor.

¿Qué harías tú? ¿Le pedirías a Jesús que se acordara de ti cuando llegara a su reino? ¿Lo harías hoy? Mientras tengas aliento, nunca es demasiado tarde.

Escrito por Melissa Henderson, Colaboradora Invitada