CANTA, AUNQUE NO SEPAS AFINAR

23 de septiembre de 2021

«Cantad a Jehová cántico nuevo, Porque ha hecho maravillas; Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo…» Salmo 98:1

Nuestra cultura está inundada de programas de talentos de canto. Concursos como American Idol y The Voice dan a los concursantes la oportunidad de asombrar a los jueces con su increíble habilidad vocal. La canción es un medio para que el cantante se convierta momentáneamente en el centro de atención y eclipse a los demás vocalistas.

En marcado contraste, el salmista quiere que cantemos, no para mostrar lo asombrosos que somos, sino para proclamar lo asombroso que es el Señor. Está invitando a los adoradores, tanto al individuo como a la congregación, a unirse a la magnífica sinfonía de alabanza que emana de la creación (v. 4-8).

El canto comienza con la conciencia de las «cosas maravillosas» que el Señor ha hecho. Y no hay nada más glorioso, más alucinante o más maravillosamente bello que la salvación.

Para el pueblo del Antiguo Testamento, esto significaba cantar sobre las innumerables veces que el Señor los había liberado de sus enemigos. Como seguidores de Jesús, sin embargo, tenemos una comprensión mucho más completa de la salvación, ya que vivimos al otro lado de una cruz ensangrentada y una tumba vacía.

Cuando comprendemos lo asombroso que es que Él nos haya salvado de nuestros pecados, debería «brotar» en nuestro interior un canto que apenas podemos contener. El canto es una expresión exterior de la alegría interior de la salvación.

Pero piense en esto…

La salvación no es el final de la obra de Dios en nuestras vidas; es sólo el principio. No sólo debemos celebrar lo que Él hizo en nuestro pasado, sino lo que está haciendo en nuestro presente.

Por eso, el salmista nos insta a cantar, no cualquier canción, sino una «canción nueva» al Señor. Las nuevas obras de Dios deberían dar lugar a nuevos cánticos a Dios, desbordados por su obra continua en nuestras vidas.

Esto no significa que tengamos que componer una canción de alabanza que esté en las listas de éxitos y gane un premio como «Compositor del Año.” Sin embargo, debemos expresar una nueva alabanza por las recientes manifestaciones de la bondad y la gracia del Señor. Como dice el rey David, «Su alabanza debe estar siempre en nuestros labios» (Salmo 34:1).

Pregúntate:

¿Cómo está actuando el Señor actualmente en mi vida?

¿Cuáles son las «maravillas» que he visto hacer recientemente?

Muchos de nosotros pasamos por la vida sin pensar en estas preguntas. En nuestro ajetreo, a menudo no prestamos atención a lo que el Señor está haciendo. Es cierto que nunca podremos ver todas las formas en que Él está trabajando. ¿Pero no deberíamos, como hijos e hijas del Dios vivo, ser capaces de articular al menos una cosa maravillosa que Él haya hecho últimamente?

Recuerda, ya sea grande o pequeña, TODAS sus obras son maravillosas.

Incluso si no tienes un hueso musical en tu cuerpo y nunca podrías calificar para una competencia de canto, todavía puedes vivir esta Escritura. Verás, Dios no escucha nuestras voces – Él escucha nuestros corazones.

Deja que la forma en que vives hoy sea tu Canción de Alabanza al Señor.

 

Escrito por Jonathan Munson, Director Ejecutivo de RFTH

Live it out

VÍVELO

Agradece las cosas maravillosas que el Señor ha hecho y está haciendo en tu vida.