¿No te sientes como tú mismo?

21 de septiembre de 2021

«Por fe andamos, no por vista.” 2ª Cor. 5:7

No me entiendo a mí mismo.  Apuesto a que tú tampoco te entiendes.

Simplemente no puedo explicar por qué algunos días me despierto sintiéndome vivaz y entusiasmado con la vida. Mientras que otros, me siento ligeramente irritable, aletargado y apático ante mis responsabilidades. Esto ocurre más a menudo de lo que me gustaría admitir y parece ocurrir sin ton ni son. Después de más de 40 años, este fenómeno todavía me desconcierta.

Pero éste no es el lugar para discutir los complejos aspectos físicos o psicológicos del mal humor.

La pregunta con la que estoy luchando es: ¿cómo seguimos a Jesús en los días en que no nos sentimos como nosotros mismos?

La conclusión es que estamos llamados a seguir a Jesús todos los días, sin importar cómo nos sintamos. Cuando se trata de seguir a Jesús, no hay días libres.

Pero cuando tengo un «día libre» y no me siento como siempre, 2ª Corintios 5:7 actúa como el ancla de mi alma, impidiendo que me deje llevar por las olas de las emociones. Las palabras de Pablo son un poderoso recordatorio de que debo vivir por fe, no por lo que veo o por lo que siento.

Bíblicamente hablando, vivir por fe significa que pongo toda mi confianza en quién es el Señor y en lo que ha hecho en mi favor a través de Jesucristo.  La realidad invisible de la fe debe ser tan real para mí, si no más, que cualquier cosa en este mundo físico, incluyendo mis cambios de humor.

El mal humor ocasional es una realidad ineludible de vivir en una «tienda» temporal y caída de un cuerpo (2 Cor. 5: 1).  Examinando el contexto circundante, Pablo reconoce que su cuerpo físico «gime» y anhela ser revestido de su cuerpo perfeccionado y resucitado (versículo 4).  ¡Qué impresionante será habitar un día en un cuerpo que no esté contaminado por el pecado, la enfermedad, las emociones inestables o mil otras dolencias que nos aquejan!

¿No te sientes identificado con el anhelo de Pablo?

Vivir por fe no significa que pretenda ser un robot sin emociones.  Significa que mi fe en Jesús, y no lo que siento en un momento dado, debe tener la última palabra sobre mi perspectiva, actitud y acciones.

Como seguidor de Jesús, tengo que elegir qué va a estar a cargo de mi día: mi fe o mis sentimientos. Me enfrento a esta decisión muchas veces cada día, pero especialmente en los días en los que tengo problemas y no puedo saber por qué.

Por lo tanto, no tengo ni idea de cómo te sientes hoy.  Los psicólogos nos dicen que hay aproximadamente 34.000 emociones.  Escoge la que más te guste.

Y pregúntate: ¿Quiero que mis sentimientos gobiernen mi fe?  ¿O quiero que mi fe gobierne mis sentimientos?

Haz la elección intencional de poner tu fe en Jesús en el asiento del conductor de tu vida.  Aunque tus emociones te acompañen, no tienen que controlar el volante.

Live it out

AHORA VÍVELO

Lee 2 Corintios 5:1-9.  ¿Qué más te llama la atención de estos versículos? 

La fe debe ser el centro de tu vida, no algo secundario. ¿Estás realmente "viviendo por la fe" o es sólo una pequeña parte de tu vida?