FE VS TEMOR

18 de agosto de 2021

«Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33

En Números 13, la nación de Israel se encontraba más allá de la tierra prometida. Después de muchos años viendo a Dios moverse de manera milagrosa, finalmente estaban allí – ¡tan cerca, que literalmente podían verla!  Pero tenían que tomar una decisión: confiar en que Dios cumpliría su promesa y les daría la tierra o acobardarse por miedo y permanecer en el desierto.  Ahora bien, los israelitas no eran ajenos a los milagros, la provisión y la victoria del tamaño de Dios frente a las probabilidades abrumadoras. Habían sido rescatados por Dios de la esclavitud en Egipto, habían cruzado el Mar Rojo sobre tierra seca y habían experimentado el maná de Dios mientras vagaban por el desierto. Sin embargo, cuando se encontraban fuera de la tierra que Dios les había prometido, dudaban. ¿Qué les impedía entrar? El temor.

En lugar de recordar cómo Dios los había rescatado repetidamente del poderoso ejército del Faraón, se centraron en el tamaño y la fuerza de los «gigantes» que habitaban la tierra. En lugar de recordar la presencia diaria de Dios guiándolos a través del desierto (Éxodo 13:21 ) y proveyendo suficiente maná cada día para que cada individuo se saciara, se enfocaron en los muros fortificados que rodeaban la tierra. ¿Y qué sucedió? Moisés envió a 12 espías a investigar la tierra, y todos excepto dos volvieron seguros de que la posesión de la tierra era imposible (aunque ya les había sido prometida por Dios). El pueblo cedió a su miedo. Israel sufrió 40 años más en el desierto como resultado de su elección.

De manera similar a los israelitas que se encontraban al borde de la tierra prometida, los seguidores de Jesús hoy en día se enfrentarán a circunstancias que requieren que elijamos entre avanzar en fe o permanecer atascados en el temor. No hace falta mucho tiempo para empezar a sentirse abrumado por los desafíos y obstáculos nacionales e internacionales. El COVID-19 es una pandemia mundial. Las tensiones raciales son elevadas. Es un año de elecciones en los Estados Unidos. La pobreza, la guerra, las naciones con disturbios, la lista sigue y sigue.  El miedo abunda, pero como seguidores de Jesús, estamos llamados a un camino diferente.

Entonces, ¿cómo podemos elegir caminar en fe, mientras estamos rodeados de tanto temor?

Recuerda que podemos conocer a Dios que está con nosotros a través de Jesús. Israel nunca caminó solo en el desierto. Ya sea por el fuego, la nube o el Arca de la Alianza, Dios siempre está con su pueblo.

Recuerda la fidelidad de Dios. En los capítulos 1 a 4 de Deuteronomio, Moisés relató todo lo que Dios había hecho por Israel en su viaje como medio para animarles en su futuro. Dedica tiempo a recordar la fidelidad de Dios en tu pasado. ¿Cómo se ha manifestado Dios por ti? ¿Proveyó para ti? ¿Te ha protegido? Confía en que Él hará lo mismo en el futuro.

No importa cuán grande sea tu problema, cuán grande sea tu desafío, cuán grande sea tu dificultad, o cuán grande sea tu enemigo, Dios es más grande. Dios es más fuerte. Dios es más poderoso, y Dios está contigo.